Micro cuento XXIII

-Gracias a Dios pudiste alcanzar la vela y encenderla, no podía ver nada entro de esta casa.

-Pensé… que tu la habías encendido. -Contesto el demonio asustado.

candle-2038736_960_720

Mientras una tercer sombra se incorporaba desde la pared hasta sus ojos de ambos diablos.

 

Bicho.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s